jueves, 30 de junio de 2016

Cuando el calor aprieta...



Por Elena Monteagudo

¡EL VERANO YA ESTÁ AQUÍ! y tal y como se lleva realizando desde hace algunos años, nuestro centro de salud se prepara para ello o mejor dicho, prepara a la población para ello. Con el lema “Cuando el calor aprieta…” nuestros residentes se ponen manos a la obra; hacen acopio de sombreros, abanicos, gafas de sol y demás complementos estivales para intentar concienciar a la población y especialmente a aquellos más vulnerables (niños y ancianos) de la necesidad de protegerse.

Este año contamos con un mural informativo, en él que no sólo se recogen las recomendaciones más importantes en materia de protección, sino que además hemos incorporado un termómetro semanal. Al inicio de cada semana revisaremos las predicciones meteorológicas indicando la temperatura más alta prevista y el nivel de alerta, actualizándolo en caso de variación durante la semana.

Aunque parezcan medidas sencillas, que todos conocemos, a la hora de la verdad pocos somos los que las cumplimos adecuadamente y nuestros ancianos y niños son los más vulnerables a los efectos de las altas temperaturas, por lo que nunca está demás recordarlas. Hacer hincapié en la correcta utilización de los protectores solares, respetando los tiempos de aplicación y exposición, la compra adecuada de las gafas de sol o la importancia de la autovigilancia de los lunares son algunos de los temas tratados. Y es precisamente este último punto, donde hemos detectado mayor desconocimiento por parte de la población joven, mostrándose interesados por ello. Nuestras recomendaciones se han basado en el sencillo ABCDE de los lunares:





Es importante concienciar a la población de que ellos deben ser los responsables de su salud y la valoración de la piel es una de las formas de llevarlo a cabo. Además, en los últimos años se ha observado un aumento de la incidencia del melanoma, el cáncer de piel más frecuente, y la mejor medida de actuación es la prevención. Puede aparecer a cualquier edad y en nuestro país es más frecuente en el sexo femenino. Por lo que la estrategia de prevención debe iniciarse desde las edades más tempranas. Por ello, en nuestra campaña estamos dando protagonismo a los niños, aprovechando sus visitas al pediatra o al dentista.

Esta campaña ha sido planteada como una intervención comunitaria, una más de entre las que se realizan en el centro, donde también es ya una tradición la realizada en el día mundial de la prevención del tabaquismo. Pero no debemos olvidar que esto es algo puntual y que luego cada uno de nosotros debemos seguir trabajando en las consultas.

Por último, invitaros a que releáis los artículos publicados ya en este blog en años anteriores sobre la utilización de gafas de sol en los niños y la protección de la piel.

Gafas de sol: ¿son adecuadas para los niños?

No te juegues la piel: protégete del sol





                                ¡Cuando el calor aprieta… 

                                                    sentido común y cabeza!


                                          ¡ Feliz verano, amigos!


miércoles, 15 de junio de 2016

Consejo de Salud: un derecho ciudadano


Por Nuria Ros Muñoz

Los ciudadanos tenemos el derecho constitucional a participar en las políticas sanitarias y en la actividad de los organismos públicos cuya función afecta directamente a la calidad de vida o al bienestar general.

El pasado 27 de Abril se constituyó el nuevo Consejo de Salud del distrito de Carabanchel en Madrid.

Nuestra compañera, Nuria Ros, del Centro de Salud de Carabanchel Alto nos explica cómo ha sido el proceso y cuáles son los objetivos de dicho Consejo de Salud.

¿Qué es un Consejo de Salud? 


Es un órgano de  participación que se constituye para el análisis de los problemas de salud individuales y comunitarios, comprometiendo para la  resolución de estos, a las instituciones y a los ciudadanos. Es un órgano que defiende el derecho a participar en salud de l@s ciudadan@s, su papel vigilante de las actuaciones y la apuesta por una sanidad pública, universal y de calidad.

Promueve la coordinación entre las instituciones sanitarias, la comunidad organizada y las entidades sociales existentes en la zona, con un compromiso de implicación en las tareas y vinculación en los acuerdos, según los distintos niveles de competencia y responsabilidad.

Si revisamos los orígenes de esta iniciativa, encontramos que a finales de 1994 la Comunidad de Madrid publicó la Orden 1254/1994, de 27 de diciembre, por la que se regulaba la constitución y funcionamiento de los Consejos de Salud de Zona en el ámbito de la Comunidad de Madrid.

Esta orden puso en marcha la constitución de Consejos de Salud de Zona, como órganos colegiados de participación de la población en las actividades relacionadas con la salud que las Administraciones Sanitarias y trabajadores de los Centros de Salud llevaban a cabo en las distintas zonas.

Años más tarde, se aprobó la Ley 6/2009 de 16 de noviembre, de Libertad de Elección en la Sanidad de la Comunidad de Madrid, el gobierno de la Comunidad derogó toda la normativa de desarrollo legal de la participación -desarrollo ordenado por la Ley General de Sanidad-, y de toda la reglamentación derivada u ordenada por la misma. Y unos meses después aprobó la Ley 9/2010 de 23 de diciembre, de Acompañamiento de la Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid, que en su artículo 25 suprime el Consejo de Salud de la Comunidad de Madrid y los Consejos de Salud de las Áreas Sanitarias, todo lo cual deja un vacío legislativo en la Comunidad y entra en contradicción con la  Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, que es una ley de rango superior.

En nuestro distrito…¿Cómo se ha ido originando la idea de la formación de un Consejo de Distrito?


La Mesa por la Sanidad Pública de Carabanchel es un organismo de  participación constituído en 2013, en el que se integran entidades ciudadanas y profesionales sanitarios del distrito. Ha intervenido a lo largo de este tiempo en el análisis de los recursos de la sanidad en nuestro ámbito, así como en la valoración de los principales problemas de salud, recogiendo propuestas y alternativas en las  Jornadas  realizadas en 2014 y 2015, y realizando diversas iniciativas para defender y promover la Sanidad Pública.


Frente a los retos que  presenta la  situación de salud en el distrito (déficit de recursos sanitarios y sociales, envejecimiento, discapacidad, enfermedades crónicas, insuficiente  atención a la salud sexual y reproductiva, problemas medioambientales, etc.), se intenta apoyar un modelo en el que la participación activa de los ciudadanos y de las entidades institucionales y sociales permitan definir de forma compartida los problemas prioritarios y planificar las líneas de actuación a desarrollar. Así se comienza a considerar, que el CONSEJO DE SALUD DE CARABANCHEL  puede ser el instrumento que impulse esta estrategia y facilite la coordinación entre los distintos niveles.

Esta iniciativa se inscribe en el proceso actual de acercamiento entre la ciudadanía y las instituciones, y para  ello se  propone la coordinación en un futuro inmediato  con los Consejos de Salud ya existentes o en formación, unificando en lo posible los criterios de funcionamiento.
       

¿Qué funciones tendrá el Consejo de Salud de Carabanchel?


a) Elaborar y actualizar periódicamente el  Mapa de Vulnerabilidad  del distrito. ( Estudio de los recursos sanitarios y sociosanitarios del distrito y de su oferta de prestaciones, así como de los principales problemas de salud que afectan a los distintos grupos sociales, incluyendo la salud medioambiental. La vulnerabilidad social en salud expresa las desigualdades sociales de distintos grupos poblacionales, por lo que no corresponde a una condición natural ni predefinida. Los denominados "grupos vulnerables" no son vulnerables per se: son las condiciones sociales en que viven los, mujeres, niños, ancianos, jóvenes y otros grupos, las que definen su condición de vulnerabilidad. La comprensión integral de tales desigualdades puede abordarse desde el marco de determinantes sociales de la salud, que es un enfoque innovador y relevante para el estudio de la vulnerabilidad).



b) Elaborar la propuesta del Plan de Salud del distrito (Líneas de intervención dirigidas hacia los principales problemas de salud en el distrito, con definición de prioridades,  planificación de actuaciones a desarrollar y medidas  de seguimiento y evaluación),  instar a las administraciones públicas implicadas a su aprobación, y participar en su desarrollo  y evaluación periódica.

c) Difundir e informar a los ciudadanos sobre los contenidos del Plan de Salud.

d) Canalizar y promover la participación de la comunidad en las actividades de promoción y protección de la salud, y en especial, de la educación para la salud y  la  salud medioambiental.

e) Promover la capacitación y formación de los ciudadanos para que puedan intervenir en la mejora de la salud  individual y colectiva.

f) Informar de sus derechos sanitarios a los usuarios y promover su protección.

g) Potenciar un sistema de información que permita seguir los principales indicadores de salud y el desarrollo del Plan de Salud.

h) Conocer e informar los Contratos de Gestión de las instituciones sanitarias  que intervienen en el distrito, así como su evaluación anual.

i) Canalizar, valorar y proponer, en su caso cuantas iniciativas o sugerencias permitan la mejora de atención y del nivel de salud de la zona.

j) Informar al Departamento responsable en materia de salud sobre la adecuación de las estructuras físicas, dotaciones materiales y recursos humanos de la zona.

k) Valorar e informar cualquier asunto que le sea propuesto por las instituciones del distrito.

l) Recabar cuanta información sea necesaria para el cumplimiento de sus fines.

m) Promover la creación de una red de Consejos de Salud para potenciar la efectividad de sus actuaciones.

¿Cuál sería la composición de este Consejo de Salud?




¿Cuándo empieza a funcionar el Consejo de Salud de Carabanchel?


El día 27 de Abril de 2016, en el Centro Cultural de Oporto (Avenida de Oporto, 78), tuvo lugar su  inauguración, acudiendo personas representantes de las instituciones, de las asociaciones del distrito, técnicos y vecinos del distrito. Reunión que se convirtió en un espacio para compartir  propuestas muy interesantes en las que hoy, escasamente un mes después ya se están trabajando.

En esta sesión de inauguración también tuvimos el orgullo de anunciar la pagina web de este órgano de participación, en el que nos informarán del trabajo que se está llevando a cabo en las comisiones y sobre la actualidad de las reuniones: Consejo de Salud.

Se  crea así una oportunidad para toda la ciudadanía del distrito,  ejerciendo  un derecho constitucional, el de participar en las políticas sanitarias, y en la actividad de los organismos públicos, cuya función afecta directamente a la calidad de  vida y al  bienestar general. Se crea así una oportunidad de sumar fuerzas y coordinar iniciativas, en definitiva,  conseguir mejorar este distrito en el que vivimos.

¡Participa, te esperamos!



martes, 7 de junio de 2016

VII Congreso SEMAP: La enfermera frente al autocuidado


Por Ángel Palacios Álvarez

Esta semana se celebra el VII Congreso SEMAP (Sociedad Madrileña de Enfermería Familiar y Comunitaria). Este congreso está considerado como uno de los más importantes eventos de enfermería de España y el más relevante en el ámbito de la Atención Primaria de nuestro país. 

Esta reunión bianual de enfermeras tiene como objetivo apoyar e impulsar el desarrollo científico y profesional de la Enfermería Familia y Comunitaria, y convertirse en un punto de encuentro que propicie el intercambio de conocimiento en esta materia.

En esta ocasión, el congreso tendrá lugar en Madrid los días 9 y 10 de junio, en el Salón de Actos del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. 

Aquí tenéis el programa del acto: VII Congreso SEMAP.


La enfermera de Familia y Comunitaria y el autocuidado


Con el lema "Capacitar en autocuidado: competencia de la enfermera familiar y comunitaria" el congreso se centrará en la importancia del trabajo de la enfermera y su responsabilidad en el fomento del autocuidado entre la población, haciendo una profunda reflexión sobre el término y su significado, poniendo de manifiesto el protagonismo de la enfermería en este ámbito.

La enfermera, especialmente la enfermera de Atención Primaria, debe ser la impulsora principal del autocuidado, fomentando esta práctica entre toda la población, más especialmente con las personas con enfermedades crónicas. 

En los últimos años el autocuidado se ha puesto de moda lo que ha dado pie a que otros profesionales ajenos a la enfermería se estén apoderando del concepto, haciéndolo suyo. Esto puede deberse a que su verdadero significado no esté demasiado claro. 

Pero el autocuidado es algo puramente enfermero. Es la enfermería la disciplina que se fundamenta en el cuidado de las personas, y la que ha definido en su evolución el concepto de autocuidado. La enfermera de Atención Primaria tiene entre sus competencias capacitar tanto a las personas sanas como a los enfermos para que mantengan al máximo sus niveles de salud y su autonomía, y así mantener la mejor calidad de vida posible entre la población. Así, el autocuidado es el conjunto de acciones que realizan las personas para conseguir estos objetivos, y su fomento y capacitación parten de la labor enfermera. El autocuidado es una cuestión enfermera y debemos seguir siendo líderes en autocuidado.

Por este motivo, el congreso de SEMAP y todos los eventos en que las enfermeras se reunan, discutan y compartan conocimientos científicos son tan importantes para mejorar y fortalecer la profesión.

¡Nos vemos en el congreso!


viernes, 27 de mayo de 2016

Tabaco de liar, ¡que no te líen!



Por Ángel Palacios Álvarez

Con frecuencia, al preguntar a nuestros pacientes sobre sus hábitos tóxicos en la consulta de enfermería de Atención Primaria, estos minimizan la importancia de su consumo de tabaco ya que fuman tabaco de liar en lugar de cigarrillos convencionales. En muchos casos, descubrimos que los pacientes piensan que fumar tabaco de liar es menos perjudicial para su organismo y que su adicción a la nicotina es menor. Al escuchar este argumento nos damos cuenta de que existen muchos mitos sobre las bondades del tabaco de liar que investigaciones recientes desmienten por completo.

Dado que el próximo 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Humo, esta semana dedicamos este espacio a explicar brevemente que diferencias existen entre consumir tabaco de liar y tabaco convencional, y lo perjudicial para la salud de ambas modalidades de consumo. Esperamos que os resulte interesante.


Tabaco ¡no, gracias!


Con este artículo no queremos dar la idea de que fumar una modalidad u otra de tabaco es más o menos dañino para la salud. Fumar es una práctica muy negativa para la salud de las personas, que genera enfermedades respiratorias, enfermedades cardiovaculares y cáncer, disminuye considerablemente la calidad de vida y supone un enorme gasto sanitario para todos. 

Cada año, la OMS y los países asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco para recordar los riesgos sanitarios asociados al consumo de tabaco y exigir políticas eficaces que contribuyan a reducir dicho consumo en el mundo. Si usted fuma le aconsejamos que acuda a su centro de salud donde estudiaremos su caso de manera personalizada y le ayudaremos a dejar el hábito de la manera más adecuada y cómoda. 


Una moda más económica


En los últimos años, especialmente desde el comienzo de la actual crisis económica, se ha constatado un considerable aumento del consumo de tabaco de liar en nuestro país y en el resto de Europa. En España, el consumo de tabaco de liar ha aumentado en un tercio, y en  Gran Bretaña, por ejemplo, el consumo se ha doblado en la última década. 


Según los expertos, esta tendencia viene dada principalmente por los astronómicos precios del tabaco, debido a los elevados impuestos con que se grava este producto, unido a la falsa creencia de que fumar tabaco de liar es menos perjudicial para la salud. El hecho de que sea más económico facilita, por una parte, el inicio en el consumo de los menores, y por otra, permite seguir fumando a las personas que, por motivos económicos, hubieran pensando dejar el tabaco.

Esta modalidad de consumo no es más que una estrategia de venta de la industria del tabaco que intenta no perder mercado entre las personas con menos recursos al ofrecer un producto más barato, poniéndolo a su vez a disposición de los que se inician en el consumo. Además, muchos de los fumadores de tabaco de liar prefieren este tabaco simplemente por el ritual que supone su preparación.


El falso mito del tabaco de liar


Otro de los motivos por los que muchos fumadores se ha pasado al tabaco de liar tiene que ver con la creencia de que esta modalidad de consumo conlleva menos riesgo para la salud o que es menos perjudicial que el tabaco convencional. Piensan que el tabaco de liar contiene menos aditivos o que incluso les generará menos adicción. Estas creencias son más frecuentes entre los jóvenes, quienes son los mayores consumidores de este tabaco en la actualidad. 

Pero la realidad es otra.

Según la Sociedad Española de Neumonía y Cirugía Torácica (SEPAR) las personas que fuman  tabaco de liar presentan una mayor concentración de monóxido de carbono (CO) en su aire espirado que los fumadores de tabaco manufacturado (27,9 frente a 21,48 partículas por millón de unidades), dato que resulta más grave al saber que los primeros consumen menos cigarrillos al día. Según los últimos estudios de esta sociedad, esto se debe a que al fumar tabaco de liar se quema más papel en cada calada. A pesar de fumar menos, estos consumidores tienden a dar más caladas y más profundas, es decir, que éstas sean más largas en cuanto a tiempo, tal vez, para compensar ese menor consumo. 

Además, algunos estudios comparativos han encontrado mayores concentraciones de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono en el consumo de tabaco de liar. Este dato se incrementa en aquellas personas que no utilizan filtro en su tabaco de liar. El uso de filtro tiene poco efecto sobre la tasa de monóxido de carbono, aunque sí se reduce la cantidad de nicotina y alquitrán del cigarrillo.


Una modalidad de consumo igual de mortal


A pesar de que muchos piensen que fumar tabaco de liar es menos dañino, varios estudios han demostrado que esta modalidad de consumo no solo es igual de perjudicial para la salud sino que además dichos fumadores muestran un mayor riesgo de padecer cáncer de boca, faringe y laringe que los fumadores de cigarrillos convencionales.  

Esto se puede deber a que el humo del cigarrillo de liar alcanza mayor temperatura al entrar en la boca debido a los filtros más pequeños y al tipo de papel que se utiliza.

En relación al cáncer de pulmón y al daño al sistema cardiovascular ambas modalidades son igualmente perjudiciales.


Una mayor resistencia al abandono del tabaco


También se ha demostrado que los fumadores de tabaco de liar son menos propensos a dejar de fumar y realizan un menor número de intentos previos de abstinencia. Se cree que esto es debido a que estos fumadores piensan que al no ser tabaco manufacturado es menos dañino y más natural. Los últimos estudios indican que el 30 % de los fumadores de tabaco de liar cambiaron a este tipo de tabaco pensando que era más saludable. 

Según los cardiólogos, estos fumadores tienen mayor dependencia por la nicotina y una menor motivación para abandonar el hábito de fumar que los fumadores de cigarrillos manufacturados. 

Todas estos elementos aumentan la dificultad, ya de por sí inherente a la adicción a la nicotina, de realizar un intento de abandono del tabaco por parte de estos fumadores.


Una menor exigencia en el etiquetado


Aunque parezca increíble, según los últimos datos de la Sociedad Española de Neumonía y Cirugía Torácica (SEPAR),  sólo el 33 por ciento de las marcas de tabaco de liar indican los contenidos de nicotina y alquitrán en el paquete. Y parece ser que en relación al monóxido de carbono, el etiquetado no ofrece ninguna información. 

Esto se debe a que en el tabaco de liar la indicación de los contenidos de alquitrán, nicotina y monóxido de carbono no es obligatoria. 

Así, el etiquetado es muy pobre y deficiente, lo que no permite que el consumidor haga una compra con la información adecuada, y que piense, en algunos casos, que es un producto más natural que aquel que está correctamente etiquetado. 

Por último, el tabaco de liar, al igual que la mayor parte del tabaco comercializado, contiene aditivos que tienen varias funciones. Por una parte mejoran el sabor y el olor del tabaco, haciendo así el producto más deseable. Por otra, aumentan la porción de nicotina libre, lo que potencia el poder adictivo del tabaco. El peor filtrado de estos aditivos y de la nicotina y el alquitrán del tabaco de liar pueden crear una alta dependencia a la nicotina en estos consumidores.


En definitiva, el tabaco de liar... solo es menos dañino para tu bolsillo. 
¡Que no te líen!


miércoles, 4 de mayo de 2016

Artritis reumatoide, un mal de origen desconocido


Por Elena Monteagudo

Observen las siguientes imágenes. Todas ellas muestran actividades de la vida cotidiana que a priori no tendríamos por qué tener ninguna dificultad para realizar, pero la realidad cambia si padecemos Artritis Reumatoide (AR).



¿Qué es la artritis reumatoide?


Se define como una enfermedad inflamatoria que afecta a las articulaciones periféricas (especialmente a dedos, muñecas, tobillos y pies) de forma simétrica y cuya causa se desconoce. Las articulaciones van sufriendo la destrucción del cartílago y posteriormente la del hueso, ligamentos y tendones lo que va a ir generando su deformidad.


Se trata de una enfermedad crónica, en la que el dolor, la inflación, la rigidez y la deformidad son los causantes de la incapacidad para realizar actividades cotidianas, lo que implica un impacto importante en la calidad de vida de estas personas. 

También, es definida como una enfermedad autoinmune, lo que quiere decir que nuestro propio organismo por una causa desconocida y en un momento determinado comienza a desarrollar anticuerpos y otras células que comprometen estructuras de nuestra anatomía. 


No es cosa nueva…


Tal y como queda reflejado en la revisión bibliográfica “Prehistoria, Historia y arte de la Reumatología”,  la AR ha sido documentada posteriormente a otras enfermedades reumatológicas. Una  de las posibles primeras evidencias de esta enfermedad en Europa, es un cadáver de la Edad Media, de origen anglosajón; pero no se puede afirmar de forma contundente que existan restos evidentes hasta los datados del S XV.  

En el continente Americano se han encontrado restos del 6500-4300 antes de Cristo con evidencias de AR pertenecientes a población indígena, localizados en la región del Mississipi y Ohio. Algunos autores postularonque el origen de esta enfermedad se encuentra en dicho continente, diseminándose posteriormente a Europa a raíz de la colonización, mediante diferentes productos y animales traídos del nuevo continente que habrían actuado como vectores (conductores de la enfermedad). Sin embargo, actualmente se apunta a un origen genético y ancestral.

La primera descripción más exacta de la enfermedad se le reconoce aun famoso médico del S. XVII, Thomas Sydemham. Hasta entonces, bajo el término de artritis se englobaban un conjunto de enfermedades reumáticas frecuentes en la época como la gota o la artrosis. Pero es la definición de Agustín-Jacob Landré-Beauvais (1800) la que se califica como “clásica”.


Un poco de arte


En el mundo del arte también podemos encontrar sugerencias de esta enfermedad; Sirva de ejemplo este dibujo de Jan Van Eyck (Escuela Flamenca), en el cual se observan deformidades características, como veremos más adelante, denominadas en cuello de cisne, en los dedos de la mano derecha. 


Otra pintura en la que se han señalado signos de artritis es el cuadro de Jordanes “El pintor y su familia” del S XVI, señalando las manos de la criada. 


Y por último otro ejemplo bastante claro es el “El portarretrato de SiebrandusSixtius” (S XVII), obsérvense sus manos.


¿Cuándo y cómo aparece la enfermedad?


Como otras enfermedades autoinmunes, la AR puede aparecer en cualquier momento del ciclo vital, aunque se presenta con mayor frecuencia entre los 45-55 añosy en el género femenino, con una incidencia de dos a tres veces mayor. En España, la prevalencia es del 0,5 %  y la incidencia ronda los 10 nuevos casos por cada 100000 habitantes, lo que evidencia una incidencia menor que en los países del Norte de Europa, donde además su severidad es mayor.

La forma de presentación más común es mediante un inicio lento, paulatino y simétrico (articulaciones afectadas en ambos hemicuerpos, aunque con diferente grado). Las articulaciones más alejadas del cuerpo son las que se ven afectadas primero:

De manera minoritaria algunas personas presentan una instauración brusca de la enfermedad con afectación articular intermitente o sólo viéndose afectada una articulación (monoarticular). En este caso los pacientes pueden tener síntomas asociados tales como dolor muscular, fatiga, fiebre baja, pérdida de peso o depresión.

Los síntomas derivan del proceso inflamatorio por lo que en estos puntos aparecerá inflamación (a veces no perceptible a simple vista, sino que es preciso la palpación), lo que genera dolor.

La rigidez matutina o tras un período prolongado en una misma posición, es un signo típico que dificulta la capacidad de realizar actividades mientras que ésta perdura y que puede extenderse durante horas. 

A nivel de las manos, que como hemos dicho suelen ser el primer lugar de manifestación, aparece dolor al ejercer presión o al movimiento. Además se puede detectar fluctuación de la zona  a la palpación. Esto dará lugar a una disminución de la fuerza de agarre y una limitación en el arco de movimientos articular. Además, se puede producir el engrosamiento del tendón encargado de la flexión de los dedos, identificado mediante la palpación de la palma de la mano. Esto impide la extensión de los dedos de manera completa.

Además, en etapas un poco más avanzadas se puede producir la desviación cubital de los dedos y la aparición de unas deformidades características conocidas con el nombre de dedos en cuello de cisne

En la articulación de la muñeca es frecuente que se produzca el Síndrome del Túnel Carpiano consecuencia de la inflamación. Si queréis saber más cosas sobre este síndrome os invito a que os leáis el artículo escrito por nuestro compañero fisioterapeuta y enfermero Guillermo, publicado en el blog hace unos meses.

A nivel de los codos, es frecuente la aparición de nódulos subcutáneos y la amplitud de movimientos estará limitada. 

La articulación del hombro se ve afectada en estadios más avanzados y puede dar lugar a lo que se conoce como “hombro congelado”, que se caracteriza por la aparición de dolor especialmente nocturno derivado de dormir sobre esa articulación. Puede producirse la afectación de la musculatura, especialmente de los músculos que componen el manguito de los rotadores.

A nivel de miembros inferiores, se suelen producir alteraciones en las articulaciones metatarsofalángicas y tobillo. Esto lleva a modificar la carga sobre los pies concentrándola en la zona de los talones, lo que da lugar a la modificación de la pisada y aparición de deformidades que pueden repercutir de forma negativa en las rodillas o la cadera.

La afectación de la cadera y de la columna cervical se produce en estadios muy avanzados.


¿Pero, qué ocurre en nuestro organismo?


La artritis reumatoide afecta principalmente a las articulaciones, pero también se pueden ver afectadas otras estructuras.

- A nivel articular: se produce la inflamación de la membrana sinovial de las articulaciones. Y ¿qué es la membrana sinovial?:

Nuestras articulaciones están recubiertas de un tejido denominado cartílago que las protege del roce entre los huesos que la componen. Para que este cartílago pueda nutrirse y ser viable precisa del líquido sinovial contenido por esta membrana y que tapiza la articulación.

Es la inflación, que como hemos dicho anteriormente es de origen desconocido, la que va a dar lugar a los síntomas. Si esa inflamación perdura en el tiempo comienza a afectarse el cartílago, haciéndose más fino hasta incluso desaparecer; lo que va a ir dejando desprotegidas las superficies óseas y como consecuencia de su contacto directo van a ir desgastándose por rozamiento.Produciéndose la deformidad en fases avanzadas.


- Otras manifestaciones fuera de las articulaciones: normalmente están asociadas con un peor pronóstico y entre ellas destacan:
  • Piel: pueden aparecer abultamientos (nódulos) en las zonas de rocecomo por ejemplo en codos, talón y dorso de los dedos. Además,es frecuente la sequedad de piel y mucosas como consecuencia de la alteración en la función de las glándulas que producen el sudor, la saliva, los jugos gástricos o el flujo vaginal. Cuando esto se produce hablamos de Síndrome de Sjögren secundario. También puede presentarse enrojecimiento de las palmas de las manos (eritema palmar) y fragilidad de la piel.
  • Vasos sanguíneos: se conoce con el nombre de vasculitis, pudiendo afectar a diferentes vasos del organismo teniendo una repercusión variable según el tamaño y localización del mismo. Si se ven afectados vasos de  la piel se pueden formar placas de color marronáceo alrededor de las uñas o en los pulpejos, así como hemorragias subungueales. La vasculitis en otras localizaciones puede dar lugar a manifestaciones oculares o nerviosas, entre otras.
  • Alteraciones sanguíneas: la anemia es la afección más frecuente a este nivel y se relaciona con múltiples factores, desde el propio proceso inflamatorio hasta los efectos secundarios de los fármacos utilizados en el tratamiento de la enfermedad.
  • Otras localizaciones: los nódulos también pueden aparecer en otros órganos, siendo su lugar de aparición más frecuente a nivel pulmonar, pero así mismo se pueden formar en las “capas” de tejido que envuelven al corazón (pericardio) y a los pulmones (pleura). 
  • Fatiga, mialgias, etc

¿Cómo se diagnostica?


  • Exploración física: el médico llevará a cabo la palpación de las articulaciones buscando puntos dolorosos, inflamados o con fluctuación.
  • Pruebas de laboratorio: La realización de la analítica permite determinar parámetros marcadores de la enfermedad entre los que destacaremos:
    • Factor Reumatoideo
    • Proteína C Reactiva: marcador de inflamación
    • Hemograma: recuento de células sanguíneas, con especial importancia en el seguimiento una vez establecido el tratamiento con la finalidad de detectar posibles efectos adversos del mismo.
    • Velocidad de Sedimentación Glomerular: marcador de inflamación.
  • Otras pruebas: ecografías, resonancias magnéticas, etc.

¿Qué tratamientos se emplean?


Actualmente los fármacos de primera elección para su tratamiento son los Fármacos Antirreumáticos Modificadores de la Enfermedad, los cuales actúan frenando la progresión y enlenteciendo  la destrucción articular y la deformidad. Una alternativa reciente a este grupo son los llamados Fármacos Biológicos que actúan directamente sobre las sustancias mediadoras de la inflación. Además, el tratamiento puede completarse con corticoides, antiinflamatorios, analgésicos o relajantes musculares.


Y llegados a este punto, ¿artritis o artrosis?


Desde la antigüedad artritis y artrosis son dos términos que se han confundido y que hoy en día aún confundimos, pero que nada tienen que ver el uno con el otro. Mientras que la artrosis es un proceso degenerativo producido por el deterioro del cartílago, que hasta hace bien poco se asociaba a la edad, la artritis es una enfermedad inflamatoria crónica y autoinmune. Actualmente se acepta que la artrosis es resultado de un compendio de múltiples factores entre los que se encuentra:

  • La integridad de las articulaciones
  • La predisposición genética
  • La inflamación local
  • Fuerzas mecánicas (como el sobrepeso, golpes, malas posiciones, etc)
  • Procesos celulares



¿Qué puedo hacer yo para manejar la enfermedad?


Posiciones corporales

Las posturas que adoptamos en nuestra vida diaria influyen de manera significativa en las enfermedades que afectan a nivel óseo o muscular y son una herramienta útil tanto para prevenir como para reducir sus repercusiones, por ello es interesante que conozcamos algunos aspectos:

  • Debemos evitar pasar largos períodos de tiempo en una misma posición, sabiendo que las posturas de flexión favorecen la deformidad, por ello es importante mantener los dedos estirados o no dormir en flexión.
  • Evitar estar mucho tiempo de pie y cargar por igual el peso en ambas extremidades.
  • Cuando estemos sentados deberemos apoyar la espalda en el respaldo, mantener los pies apoyados en el suelo y la espalda recta con los hombros relajados; evitando asientos muy bajos y procurando que tenga reposabrazos que nos ayuden a levantarnos.
  • A la hora de agacharnos lo haremos con las rodillas flexionadas sin forzar lumbares. Los cajones podemos cerrarlos con los pies.
  • Para cargar objetos pesados es recomendable llevarlos como si fueran una bandeja, es decir cargándolos sobre los antebrazos.
  • Intentar no coger objetos muy pequeños o hacer movimientos que requieran fuerza con los dedos. Para ello, existen en las ortopedias dispositivos que aumentan la superficie de agarre y que se pueden adaptar a diferentes objetos como lapiceros, cepillo de dientes, peine, escoba, etc facilitando su sujeción. También existen tiradores de cremalleras, calzadores de mango largo o dispositivos de velcro, para evitar la utilización de botones.


Aplicación de frío/ calor

El frío lo aplicaremos cuando la articulación esté inflamada, mientras que el calor es útil para el tratamiento del dolor.

Ejercicio físico

Uno de los pilares básicos del tratamiento es la realización de ejercicio físico que debe ser personalizado y constante. Además, es fundamental respetar los momentos de brote o de empeoramiento, sabiendo que deberemos mantener reposo hasta su remisión, siendo importante la realización de ejercicios pasivos e isométricos. Con el ejercicio favorecemos que el líquido sinovial fluya y por tanto que nutra al cartílago articular, mejoramos la amplitud de movimientos, fortalecemos las estructuras de soporte y por ende reducimos el dolor.

El ejercicio debe seguir una estructura:

  • Calentamiento: previo al mismo es recomendable la aplicación calor en las articulaciones que vamos a movilizar. Comenzaremos con ejercicios suaves para fortalecer durante 10-15 minutos.
  • Fase de ejercicio:se suele producir la elevación de las pulsaciones.
  • Vuelta a la calma: reducción de la intensidad de los ejercicios y realización de estiramientos


En su entrenamiento deberán incorporar:

  • Ejercicios de elasticidad: permiten trabajar la amplitud de movimientos y por tanto repercuten positivamente en la rigidez.
  • Ejercicios de fortalecimiento: permiten entrenar la fuerza y resistencia muscular. Dentro de los ejercicios de fortalecimiento podemos diferenciar en función de si hay movimiento articular dos tipos:
    • Isométricos: mantenemos la articulación en reposo y se contrae la musculatura.
    • Isotónicos: movemos la articulación intentando vencer una resistencia.
  • Ejercicios aeróbicos:mejoran el patrón respiratorio y fortalecen el corazón, aumentando la resistencia  a la actividad.


En las siguientes páginas web pueden encontrar no sólo ejemplos y tablas con ejercicios de cada tipo sino una gran cantidad de información útil para el manejo de la enfermedad: Guía para pacientes de la Sociedad Española de Reumatología y Arthritis Foundation.


Dieta

Actualmente no existe evidencia suficiente que soporte un tipo específico de dieta para el tratamiento de la artritis. Por lo que se recomienda seguir una dieta variada, basada en verduras, cereales y frutas; mantener un peso óptimo y reducir el consumo de alimentos ricos en colesterol, sal o el alcohol. 

Existen evidencias de que alimentos ricos en Ácidos Grasos Omega 3 y aceites de pescado pueden reducir la inflamación, por lo que es interesante incluirlos en el marco de una dieta equilibrada.

Y recuerda, ¡Tú eres importante en el manejo de la AR! 

Y si tienes cualquier pregunta no dudes en consultarlo con tus profesionales de Atención Primaria.


jueves, 28 de abril de 2016

Dulces sueños...sin apneas


Por Olga Álvarez Montes

¿Roncas mucho? ¿ Te despiertas con frecuencia durante la noche?¿Tienes sensación de no haber descansado y te quedas dormido en cualquier sitio?
Si es así, puede que sufras la enfermedad conocida como Apnea del Sueño.
Y es que, mientras dormimos, lo normal es que respiremos de forma similar a cuando estamos despiertos, pero la respiración pasa a ser totalmente automática y se produce un mayor grado de relajación de los músculos. En ocasiones aparecen alteraciones en la respiración que dan lugar a la enfermedad conocida como Síndrome de ApneaHipopnea Obstructiva del Sueño (SAHS).

¿Qué es una apnea?


Tener una apnea es dejar de respirar. Es normal que en algún momento mientras dormimos dejemos de respirar, pero si esta parada alcanza o supera los 10 segundos de duración y se sucede con frecuencia durante la noche, nos encontramos con un problema de salud importante.

El Síndrome de Apnea Hipoapnea del Sueño: SAHS


Es una enfermedad crónica y muy frecuente, ya que afecta a un 4-6% de los hombres y a un 2-4% de las mujeres en la edad adulta. Existen diferentes grados de severidad del SAHS y en general precisa tratamiento a largo plazo.
Se desconoce la causa o causas exactas del problema, pero sí se sabe que hay unos factores favorecedores como la obesidad, la existencia de cuello corto y ancho, alteraciones nasales, en la región oral y el paladar, el hipotiroidismo etc...

Lo que sucede es que la vía aérea superior se colapsa (se cierra) como consecuencia, en parte, de la relajación muscular durante el sueño, o bien por efecto de una obstrucción anatómica a nivel de la boca y la faringe (amígdalas grandes, bocio, alteraciones nasales, etc.) obstruyendo la entrada del aire a los pulmones.



Cuando esto sucede, la persona puede despertar con sensación de asfixia de necesidad de aire.
Cuando el cierre o bloqueo  de la vía aérea superior es total le llamamos apnea obstructiva. Si el cierre es parcial, le llamamos hipoapnea.



La manifestación más frecuente del SAHS es el ronquido fuerte e interrumpido por pausas de la respiración, seguido de movimientos incontrolados de todo el cuerpo.
Las apneas obligan a la persona a despertar de forma consciente (ahogos nocturnos o sobresaltos) o inconsciente (microdespertares), muchas veces a lo largo de la noche. Como consecuencia disminuye la cantidad y la calidad del sueño.


La consecuencia inmediata, al no ser un sueño reparador, es la hipersomnolencia diurna, es decir , que el individuo se duerma en situaciones normales de la vida diaria: comiendo, hablando, leyendo, viendo la tele, o lo que es peor, en situaciones muy peligrosas como conduciendo, cocinando etc.
Se trata pues de un problema muy serio pues interfiere la actividad normal de las personas y puede poner en peligro su vida y a veces la de los demás.

Por otro lado, con cada apnea, el oxígeno en la sangre desciende y esto puede generar trastornos cardio-respiratorios (enfermedades que afectan al corazón y al pulmón); alteraciones neurocognitivas (dificultad para la concentración, despistes, pérdida de memoria, etc.); alteraciones sexuales (impotencia, inapetencia sexual....), etc.



Con cierta frecuencia, las personas que sufren este trastorno no son conscientes del problema que tienen, a pesar de dejar de respirar decenas de veces durante la noche y alterarse de manera importante su sueño. Es la pareja o un familiar el que suele darse cuenta de la situación.

Es importante aclarar que aunque uno de los síntomas más frecuentes y llamativos de esta enfermedad es el ronquido, no todas las personas que roncan tienen porqué padecer esta enfermedad.

 Perfil típico del paciente con SAHS


  •  Sexo masculino, mediana edad (45-55 años), con sobrepeso y cuello ancho.
  •  Roncador. 
  •  Pausas respiratorias nocturnas observadas por otra persona
  •  Tendencia a dormir durante el día en cualquier situación
  •  Se despierta cansado. 
  •  Dolor de cabeza al levantarse. 
  •  Sequedad de boca.
  •  Por la noche tiene que levantarse a orinar varias veces.
  •  Pérdida de interés por el sexo. 
  •  Bebe alcohol habitualmente. 
  •  Suele ser fumador.
Pero no siempre el perfil está tan claro, ya que también pueden padecer SAHS, los ancianos y jóvenes (obesos y delgados) , mujeres sobre todo a partir de la menopausia e incluso niños.

SAHS en niños


Aunque es menos frecuente, el SAHS en niños también existe. Afecta por igual a ambos sexos y puede manifestarse en los primeros meses de vida pero lo más frecuente es que se presente en la edad preescolar y escolar. Cuando un niño tiene un SAHS el síntoma más frecuente es el ronquido (un niño no debe roncar).

Consulta en tu centro de salud ante una o varias de estas manifestaciones:

  •  Ronquido (continuo o entrecortado).
  •  Pausas respiratorias al dormir. 
  •  Esfuerzo respiratorio al dormir. (Para respirar dormido mueve mucho el tórax y abdomen).
  •  Suda mucho en la cama. 
  •  Respira por la boca
  •  Se levanta cansado.
  • Orina en la cama.
  • Tiene pesadillas por la noche. 
  •  Es sonámbulo.
  •  Somnolencia diurna
  •  Falta de atención
  •  Irritabilidad de día.



Diagnóstico


Una vez que queda establecida la sospecha de la existencia de un SAHS, el diagnóstico puede confirmarse mediante dos tipos de pruebas:

 – POLIGRAFÍA: la cual  puede ser realizada en la Unidad del Sueño del hospital o en el domicilio del paciente. Para su realización se colocan una serie de sensores que detectan las señales de la respiración y del corazón (flujo aéreo, esfuerzo respiratorio, saturación de oxígeno, frecuencia cardiaca).

 –POLISOMNOGRAFÍA: Es más compleja. Se realiza si la prueba anterior no ha sido suficiente para confirmar el diagnóstico y se lleva a cabo en la Unidad del Sueño del hospital. En esta exploración, además de los sensores que detectan las señales cardio-respiratorias, se colocan otros sensores para detectar las señales del cerebro (variables neurofisiológicas). Nos proporcionan información adicional de lo que sucede mientras el paciente duerme.


Las pruebas de sueño, tanto en el hospital como en el domicilio, no requieren ninguna preparación especial, se intenta reproducir, dentro de lo posible, una noche normal.

Es aconsejable:

  • Cenar como de costumbre.
  • Tomar la medicación habitual.
  •  Acostarse a la hora que tiene por costumbre.
  •  Madrugar un poco el día que tiene que realizar la prueba de noche. 
  •  No dormir la siesta ese día.
  •  No fumar ni tomar bebidas alcohólicas ni estimulantes (café, té, chocolate...) durante al menos 6 horas antes de iniciar la prueba.

Aunque la prueba es muy aparatosa, hay que aclarar que es completamente indolora.

Tratamiento


El desconocimiento en la mayoría de casos de la causa exacta del problema hace que el tratamiento vaya dirigido al control de los síntomas, los factores agravantes de la enfermedad  y las consecuencias.

1.-Adquisición de hábitos de vida saludables  con el objetivo de corregir factores de riesgo:
 – Evitar el sobrepeso, la reducción de peso se acompaña de una mejora en la sintomatología y una disminución de las apneas e hipopneas nocturnas.
 – Suprimir el tabaco, los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar roncopatía y, a través de la inflamación e irritación de la vía aérea superior, de presentar un SAHS. El abandono del tabaco se acompaña de una mejora del ronquido y de los síntomas en la vía aérea superior.
 – Mantener una higiene adecuada del sueño, dormir las horas  suficientes y en un horario regular, es fundamental para mejorar su calidad.
 – Eliminar las bebidas alcohólicas y estimulantes (café, té, cola) especialmente en las horas previas al sueño, ya que afectan al tono de sus músculos faríngeos y favorecen los episodios de apnea.
 – Evitar tomar medicamentos para dormir (sedantes y relajantes).

 – Adoptar una posición corporal correcta durante el sueño, duerma de lado, normalmente se ronca más y se producen más apneas cuando se duerme boca arriba.
 – Mantener permeable la nariz.
 – Evitar cenas copiosas y no acostarse inmediatamente después.

2.- En cierto tipo de pacientes que presentan alteraciones faciales evidentes a nivel nasal, oral o faríngeo, puede estar indicada la realización de una cirugía correctora o el uso de los denominados dispositivos de avance mandibular (DAM).
Estos aparatos son realizados por un ortodoncista experto y pueden solucionar casos leves en personas sin un excesivo grado de obesidad.

3.- Para los casos más graves o con factores de riesgo laboral o vascular, en los que las medidas higiénico-dietéticas no son eficaces, estas se deben complementar con la utilización de la CPAP (siglas en inglés de Presión Positiva Continua en la Vía Aérea). Es un dispositivo mecánico que ha demostrado ser el más eficaz para tratar las apneas durante el sueño .

¿Qué es la  CPAP?


La CPAP es un aparato que proporciona una presión positiva continua de aire durante todo el ciclo ventilatorio (inspiración y espiración), lo que hace que se mantenga abierta la vía respiratoria superior, y por tanto impide que se obstruya. La CPAP genera un flujo constante de aire que a través de una tubuladura se transmite a una máscara nasal y, de ahí, a la vía aérea superior, evitando que se produzcan las apneas.
 Cada paciente necesita una presión diferente de aire para que su vía aérea se mantenga abierta.


Existen diferentes tipos de CPAP. Todas constan de un generador de presión conectado a un tubo o tubuladura y una mascarilla.

  • Generador de presión: Es un motor dentro una caja de mayor o menor tamaño, según el modelo, que normalmente se conecta a la corriente eléctrica para generar aire a presión. Esta caja tiene un filtro en su parte posterior, para que el aire que genera la máquina no lleve partículas de polvo y un botón de encendido y apagado en la parte frontal. ES muy fácil de manejar.
  • Tubuladura: Se trata de un tubo especial para que no se colapse ni acode, por donde pasa el aire del generador hacia su mascarilla nasal.
  • Las mascarillas: Las mascarillas se adaptan a la nariz, las hay con soporte frontal y poseen unas cintas o arnés para que se puedan ajustar y evitar fugas. Se fabrican con materiales blandos adaptables a la anatomía facial para obtener mínimas molestias y máxima eficacia. Todas tienen un pequeño orificio para que el aire que exhalado pueda salir. Es muy importante no taparlo nunca. Aunque no es lo habitual, hay personas que no toleran bien la mascarilla y precisan conectores nasales.
  • La rampa: Actualmente las CPAP llevan además del botón de encendido y apagado, el «botón de rampa». Al activar este botón, la presión del aire que sopla la CPAP irá aumentando progresivamente hasta alcanzar la presión óptima pautada.No todos los pacientes necesitan activar la rampa, es recomendable para los que tienen problemas de adaptación a la CPAP.
La CPAP es un tratamiento seguro, pero requiere un periodo de adaptación que depende de cada paciente. Al principio las fugas, por problemas con el ajuste de la mascarilla, la sequedad, sensación de estar resfriado, el ruido, irritación ocular, flatulencias etc... suele ser problemas frecuentes pero que se pueden corregir y solucionar en poco tiempo




La importancia del cumplimiento terapeútico


La CPAP no es un tratamiento curativo, si se deja de usar el problema volverá a aparecer. Debe usarse de por vida y durante todos los periodos de sueño.
Su uso correcto  mejora la calidad de vida y la supervivencia.
Se considera que un paciente hace un buen uso del tratamiento con CPAP cuando la utiliza más de 4 horas por noche, no tiene efectos secundarios asociados y tiene una buena eficacia clínica. Es recomendable utilizarla también en la siesta.

El tratamiento de la apnea del sueño mediante una CPAP tiene dos objetivos:
  • A corto plazo, la mejoría de los síntomas nocturnos (pesadillas, despertares,  etc.) y diurnos (cansancio, somnolencia diurna, dolor de cabeza, etc.).
  • A largo plazo, la prevención de los riesgos asociados a la enfermedad. Si el SAHS es grave y no se trata, habrá mayor probabilidad de padecer problemas cardiovasculares (hipertensión arterial, arritmia, infarto, etc.) y cerebro-vasculares (derrame o infarto cerebral, deterioro intelectual, etc.). Además, existirá más riesgo de sufrir accidentes de tráfico relacionados con la somnolencia y el cansancio.
Los aparatos disponen de un contador horario que registra el uso efectivo de la máquina por parte del paciente y permite valorar si su cumplimiento de la terapia es el correcto. En los casos de intolerancia, a pesar de haberse corregido todos los posibles problemas surgidos durante la fase de adaptación y si persiste el bajo cumplimiento, habrá que valorar otras alternativas.


Como verás, la apnea del sueño no es ninguna tontería.
Ante la menor sospecha ...¡Consulta a tu enfermera!
¡Felices sueños!